Jóvenes del grupo de Taizé de nuestra parroquia, que se reúnen cada viernes del año en torno a la oración, han participado junto a otros jóvenes de la parroquia de Santa Teresa en los encuentros semanales de la comunidad francesa que fundara el Hermano Roger.

Este es el testimonio de dos chicas que pertenecen al grupo de «Amigos Contigo» y que han vivido la experiencia de Taizé en el presente 2019.

Mª Jesús Morales del Pozo: «Este año ha sido un poco más un avance en mi camino hacia Jesús. Ha sido una experiencia de reflexión diaria, autoconocimiento y acercamiento al Señor, que hace abrir mis ojos y darme cuenta de cosas que antes no apreciaba. Fui el año pasado, volví este, y volveré; es una experiencia inolvidable y que te llena y te enriquece como ninguna otra. Además, los hermanos y sacerdotes han sido también de gran ayuda y están dispuestos a todo lo que necesites. Cada año, Taizé me hace descubrir muchas cosas de mi camino que no sabía y que hacen que durante el resto del año tenga muchas ganas de volver y de seguir descubriendo la fe. Teniendo siempre presente a Jesús y a la Virgen María, todo se hace más sencillo y ameno».

Alicia Bonilla: «Hay ciertas experiencias en la vida que hay que vivir para poder dar pequeños pasitos en nuestra fe cristiana, ya que muchas veces no es suficiente con ir a misa o estar en un grupo cristiano. Para poder avanzar y conocer mejor a Dios tenemos que enriquecernos de experiencias como Taizé. La verdad es que al principio me daba un poco de miedo, ya que era algo nuevo y no sabía con qué me iba a encontrar; sin embargo, lo que Taizé me ha dado no lo cambiaría por nada. Toda la experiencia ha sido fantástica, tanto la cercanía y hospitalidad de los hermanos como los ratitos de silencio que tanta falta suelen hacer en nuestra vida. Este ha sido mi primer año, pero sin duda volveré a ir. Es una experiencia que realmente recomiendo tanto para avanzar en tu fe como para conocerte mejor a ti mismo».