Como se viene repitiendo en los últimos años, la Virgen de la Fuensanta fue trasladada a la Santa Iglesia Catedral en la tarde del jueves 6 de septiembre. Desde allí, tras la celebración de la eucaristía, regresó el viernes 7 de septiembre a su santuario.

En el traslado hasta la Catedral, la Virgen estuvo acompañada por los grupos jóvenes de las hermandades cordobesas entre los que se encontraban los chicos de la Hermandad de la Santa Faz.

El viernes, las tres cofradías de la Trinidad (Vía Crucis, Santa Faz y Perdón) compartieron la eucaristía que estuvo presidida por Monseñor Demetrio Fernández González. Al término de la celebración, estuvieron presentes en la procesión que recorrió las siguientes calles: Cardenal Herrero, Magistral González Francés, Cardenal González, Lucano, Lineros, Don Rodrigo, Agustín Moreno, Campo Madre de Dios, Cuesta de la Pólvora, Conquistador Ordoño Álvarez y Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta.