La lluvia, que no cesó en la mañana del domingo 25 de marzo, impidió que se realizara la tradicional procesión de las palmas desde la iglesia de San Roque.

Todos los Domingos de Ramos vienen marcados por la alegría de los más pequeños que portan el paso de la Borriquita desde la iglesia de San Roque hasta la parroquia de San Juan y Todos los Santos (La Trinidad). Junto a ellos, toda la comunidad camina en procesión portando las palmas y ramos de olivo que previamente han sido bendecidos. El mal tiempo lo impidió en el presente 2018, pero ni los pequeños perdieron su alegría ni los adultos dejaron de participar en la procesión.

De la entrada de la parroquia partió la exultante comitiva. El párroco bendijo las palmas y ramos y el pasillo central de la iglesia acogió a tan preciado cortejo en el que los más pequeños de la comunidad parroquial fueron los protagonistas. La Iglesia celebra este día la entrada de Cristo en Jerusalén con reconocimiento de rey, se conmemora el triunfo.

La lectura de la Pasión nos anticipaba las celebraciones del Triduo Pascual. En ella escuchábamos a un buen número de personajes, destacando el papel de Jesús, Pedro, Pilato o Judas.

Las imágenes siguientes muestran el desarrollo de esta celebración.