Algunos de los chicos de catequesis de confirmación visitaron la tarde del 8 de marzo la cripta de la Beata Victoria Díez en la plaza de la Concha. Allí fueron recibidos por varias Teresianas que relataron su vida a los chicos.

Victoria Díez nació en Sevilla y murió en Hornachuelos. Ejerció como maestra y fue colaboradora de la Acción Católica.

El papa Juan Pablo II, en la ceremonia de beatificación, en Roma, el 10 de octubre de 1993, dijo: “esta beata es un ejemplo de apertura al Espíritu y de fecundidad apostólica. Supo santificarse en su trabajo como educadora en una comunidad rural, colaborando al mismo tiempo en las actividades parroquiales, particularmente en la catequesis. La alegría que transmitía a todos era fiel reflejo de aquella entrega incondicional a Jesús, que la llevó al testimonio supremo de ofrecer su vida por la salvación de muchos”.

Todo el grupo hizo una oración para encomendarse a la intercesión de la beata.