"¿Buscan a Jesús el Nazareno? No está aquí. Ha resucitado. Decidles a sus discípulos que vayan a Galilea y allí lo verán" (Mt 28, 6). La celebración de la Vigilia Pascual es la más importante del año.

La noche comenzaba encendiendo el cirio pascual y anunciando la resurrección, ha vencido la luz frente a las tinieblas: «Luz de Cristo. Demos gracias a Dios». Este cirio permanecerá encendido durante la cincuentena pascual.

El fuego, la Palabra, la liturgia bautismal y la liturgia eucarística son las cuatro partes de la celebración. A lo largo de dos horas la comunidad vibró con la alegría y la certeza de que Cristo ha resucitado.