Tras un curso pastoral bien aprovechado, las mujeres del taller de costura se volverán a reunir en el mes de septiembre, una vez pasado el periodo estival.

El taller de costura es un grupo que en la parroquia se encarga de hacer o restaurar los ornamentos litúrgicos,  desde una casulla hasta un purificador, y también de ir confeccionando todo tipo de creaciones que ponen a la venta con fines benéficos en dos mercadillos solidarios que organizan en la Plaza de la Trinidad.

Una vez concluido el curso, las mujeres que componen este grupo se han reunido para visitar la exposición “Moda y época de Isabel la Católica”. Y, no solamente la exposición, sino que una vez en el centro parroquial se han recreado en los floridos patios que engalanan el lugar.