El martes de Carnaval ha sido el día elegido por la residencia "San Juan de la Cruz" para la celebración de esta fiesta que tiene lugar inmediatamente antes de la Cuaresma, el tiempo litúrgico que dará comienzo el miércoles de ceniza.

En la residencia «San Juan de la Cruz», además de divertirse mucho, han trabajado la reminiscencia ya que los disfraces y la música se han relacionado con la infancia de los residentes. No ha faltado la muñeca vestida de azul, Don Pepito o Caperucita Roja, entre otros.

Los mayores de la residencia «Santísima Trinidad», disfrazados de faraones, han creado popurrís con letras propias.