Los días previos a la Solemnidad de Todos los Santos, los fogones de las residencias San Juan de la Cruz y Santísima Trinidad han estado en plena ebullición para elaborar dulces típicos de esta fecha.

En la residencia “San Juan de la Cruz”, Lola y Fran han sido los encargados de hacer gachas para la degustación de los mayores.

Por su parte, en “Santísima Trinidad”, han sido los propios residentes los que se han encargado de hacer roscos para la merienda. Las gachas han sido elaboradas por la cocinera que ha contado con la ayuda de una de las terapeutas.

En ambos casos se han deleitado y han ensalzado lo rico que estaba todo.