La música sacra protagonizó un nuevo concierto bajo el título de "Música para Santos y Difuntos". Fue posible gracias a la actuación del coro Cantabile, dirigido por D. Rafael Wals Dantas, y a la narración de D. Fermín Pérez Martínez.

El concierto, organizado por la Fraternidad del Santísimo Cristo de la Providencia, respondió a un interesante programa.

Al inicio fueron interpretadas dos piezas: O Crux ave y El Desconsuelo. Hubo una primera parte en la que se pudieron escuchar:

Réquiem Aeternam, de Giovanni F. Anerio.

Miserere, de Antonio Lotti.

Salmo 51, en arameo, con arreglos de Rafael Wals.

‘Kyrie’ de la Missa Simplex, de Richard Dubra.

Sanctus, de Rafael Wals.

Destacó la interpretación del Salmo 51, una pieza popular de transmisión oral, transcrita y adaptada expresamente para que el coro Cantabile la interprete a cuatro voces «a capella», y que fue interpretada por primera vez en la Santa Iglesia Catedral de Córdoba con motivo de la Magna Exposición «Por tu Cruz redimiste al mundo».

En la segunda parte se pudieron escuchar:

O Sacrum Convivium, de Luigi Molfino.

Vivo sin vivir en mí, de Santa Teresa de Jesús, con música de Rafael Wals.

No me mueve mi Dios para quererte, anónimo, con música de Rafael Wals.

Ubi Caritas, de Ola Gjeilo.

Al término del concierto el vicepresidente de la Fraternidad, D. Luis Soto Gil, hizo entrega de un recuerdo (uno de los codales de la primera salida sobre el paso del Cristo de la Providencia) tanto al coro Cantabile como a D. Fermín Pérez por su inestimable colaboración en este acto.